jueves, 10 de diciembre de 2009

Contradicciones

Desde que llegó al banquillo del Atlético de Madrid hace algo más de un mes, Quique Flores ha intentado inyectar “discursos en vena”, como dijo en su presentación. Aquella en la que justificó y apoyó la presencia del Frente Atlético en el entrenamiento del día anterior. Su balance, por el momento, son tres derrotas y dos victorias en liga, dos empates y una derrota en Liga de Campeones, y dos victorias ante el Marbella en Copa. Se habla de que las sensaciones son otras y que el equipo evoluciona bien.



Sánchez Flores insiste últimamente en la necesidad de “repetir hábitos”, “cosas que le van sentando bien al equipo”. Lo hizo en la previa del partido contra el Oporto, después de ganar dos partidos seguidos con una alineación más o menos estable, con un mediocampo en rombo. En esa misma previa, aseguró que “queremos depender de nosotros, no vamos a mirar a Stamford Bridge”. Pareció, el día después, que esos buenos “hábitos” que había que repetir no eran lo suficientemente buenos, volviendo al doble pivote con Cléber Santana, y con un Maxi incapaz de llegar a tiempo a ningún balón. Un planteamiento erróneao que trajo consigo una derrota sonrrojante, la mayor del club en competición europea en toda su historia. La justificación posterior del entrenador fue que "reservamos pensando que el Apoel perdería" . Menos mal que no miraba a Stamford. Un razonamiento de entrenador pequeño para un equipo como es el Atlético de hoy en día, también pequeño. La contradicción es tal que, aún con la intención de reservar, alinea a su mejor jugador, el Kun Agüero, que posteriormente saldría lesionado con una sobrecarga muscular.



En la misma rueda de prensa posterior al partido contra el Oporto, Sánchez Flores redondeó su comparecencia afirmando que  "la Champions es elite pura que elige lo mejor y nuestro lugar no está ahí”, al mismo tiempo que su presidente afirma que el entrenador está conforme con la plantilla que tiene y la prensa vende un interés por jugadores de media Argentina.
 Quique Sánchez Flores no ha solucionado  los problemas que surgieron durante el periodo de Abel, para lo cual fue contratado hace más de un mes. Tiempo sufiente para comprender que ciertos jugadores no tienen sitio en ese club, y que la adquisición de jugadores es urgente si no quiere volver a coquetear con la segunda división. Su pimer objetivo, acabar entre los siete primeros antes de Navidad, es ya su primer fracaso. Tras su correcta oratoria se esconde un mensaje vacío y contradictorio, y una concepción de lo que es el Atlético que, por lo declarado, no sitúa al club entre la élite, y a al vista de la conformidad con su plantilla ni piensa situarlo. Los que le pagan tampoco parecen muy interesados en ello, y lo que menos le interesa al Atlético es, además de unos directivos culpables , un “pagafantas” y vende-humo como entrenador.

sábado, 5 de diciembre de 2009

El más emocionante y previsible desenlace del campeonato brasileño

Este domingo, el campeonato brasileño llega a su fin con el título en juego. A falta de la última jornada, hasta cuatro equipos tienen opciones para hacerse con el Brasileirao: Flamengo, líder con 64 puntos, e Internacional, Palmeiras y Sao Paulo, empatados a 62 puntos. Todo hace pensar que será una tarde de fútbol apasionante y de infarto. Pero, quizá, todo esté mas claro de lo que parece.



Uno de los partidos más calientes que se dan en el fútbol brasileño es el derby entre los equipos del Estado del Río Grande. El conocido como “gre-nal” es un clásico del fútbol, que enfrenta a Gremio e Internacional de Porto Alegre. Un duelo que divide la ciudad y que va más allá de la simple rivalidad entre equipos de la misma ciudad. Y es que el Gremio ha visto como su peso en el fútbol brasileño en general, y en Porto Alegre en particular, ha ido disminuyendo al mismo tiempo que Internacional se ha convertido en un grande del continente americano, aún con las victorias en la Copa Libertadores y en el Mundialito de Clubes muy recientes. Y, el domingo, Internacional luchará por el título, mientras que Gremio parte desde la séptima posición.



Si dependiera de la Geral do Gremio, la “torcida” del club, su equipo no pasaría de ese séptimo puesto con tal de que Internacional no gane la liga. Y lo tienen en su mano. Gremio se enfrenta al líder, el Flamengo, en Maracaná, con una afición pidiendo a su equipo que pierda. Si gana el Fla, será campeón diecisiete años después, y lo que haya hecho Internacional carecerá de importancia. ¿Los jugadores de Gremio se verán afectados por la presión de su hinchada? Si gana el Flamengo, ¿se le achacará a Gremio cierta dejadez? Y lo más intrigante, ¿cómo recibirá la hinchada de Gremio a su equipo si se le ocurre ganar? Con situaciones como ésta, se nos plantea la cuestión de si es de recibo que el odio a un equipo supere al amor al propio, hasta el punto de desear la derrota de éste para fastidiar al eterno rival. Un debate que también conocemos en el fútbol español

viernes, 27 de noviembre de 2009

La corrupción del fútbol


Unos doscientos partidos de fútbol están bajo sospecha de haber sido amañados en Europa. La Fiscalía de Bochum, Alemania, posee indicios de que una trama de apuestas ilegales ha manipulado una serie de partidos , entre los que se encuentran tres de la máxima competición del continente, la Liga de Campeones, doce de la Europa League , la segunda en importancia, y de las primeras categorías de Austria, Turquía, Hungría, Eslovenia, Croacia y Bosnia, además de divisiones inferiores de varios países. Jugadores, árbitros y directivos estarían implicados en el mayor escándalo de apuestas ilegales en el fútbol europeo.




Cada año, las apuestas por Internet generan 12.000 millones de euros en Europa. Sólo en España, el negocio del juego a través de la red generó 250 millones de euros el pasado año, con un crecimiento anual progresivo. El “boom” de páginas de Internet dedicadas a esta modalidad, junto la percepción por parte del usuario de obtener dinero de forma sencilla, y el hecho de que buena parte de las empresas del sector estén radicadas en paraísos fiscales, han hecho que  este sector se haya involucrado hasta lo más profundo del deporte, y de forma especial, en el fútbol. Es tal su éxito que una casa de apuestas paga al Real Madrid 17 millones de euros anuales por lucir su nombre en la camiseta. Una pequeña parte si se comparan con los 216 millones que facturó en el primer semestre de este año.


Entre los implicados en este caso podría encontrarse Ante Sapina. De origen croata, este mafioso ya estuvo involucrado en el que, hasta ahora, ha sido el mayor caso de apuestas ilegales en el fútbol europeo. En el año 2005, el ex árbitro de la segunda división alemana, Robert Hoyzer, fue condenado a dos años y medio de prisión por pertenecer a una trama internacional de apuestas ilegales, que le reportó 67.000 euros por amañar 23 partidos.  Además de la investigación de la Fiscalía de Bochum, la policía italiana ha detenido a nueve personas por pertenecer a una supuesta red de apuestas ilegales que amañaba partidos de las divisiones inferiores del país. Entre ellos se encuentra el presidente de uno de los equipos implicados.

En España, la UEFA , organismo principal del fútbol europeo, inició hace unos meses una investigación del partido U.D. Las Palmas – Rayo Vallecano, de la segunda división. El encuentro terminaba en empate a cero, un resultado que daba la permanencia en la categoría a los locales. El propio entrenador del Rayo, Pepe Mel aseguró, tras saberse la investigación, que preguntó a sus jugadores en el descanso si habían pactado algo. Estos lo negaron. En el fútbol español salen a la luz otros casos como las bonificaciones a terceros equipos para que le ganen a un rival, o, en ocasiones, pagos al equipo contrario para que se deje ganar. Los implicados, de manera lógica, no lo reconocen porque incurren en un grave delito. 




El fútbol es el deporte que más dinero mueve en Europa. Los escándalos relacionados con el llamado “deporte rey” comienzan a ser tan preocupantes como frecuentes. El árbitro, figura decisiva en el transcurso de un partido, se convierte en el objetivo de las mafias. Con sus decisiones, favorece al equipo que en el partido en cuestión tiene menos posibilidades de ganar, según las cuotas de las casas apuestas. De esta manera, el botín conseguido es mayor, con una inversión reducida, a repartir entre el propio árbitro y la mafia.  Ya sea con un penalti, la no señalización de un fuera de juego o cualquier otra decisión.

Pero quizá sean más graves aquellos casos donde son los propios futbolistas los implicados, gente que ha dedicado su juventud a ese deporte y cuyos valores se ven corrompidos por unos fajos de billetes. Una lacra para un deporte que un día pasó de eso a convertirse en un espectáculo televisivo de masas. Un “cabaret” de coches deportivos, tatuajes imposibles y que convierte en millonarios a personas que no han golpeado un balón jamás. El balón perdió el norte.


viernes, 19 de junio de 2009

POST FINAL DE RUMBO A ROMA - Hasta la próxima Champions.

Firma invitada: Ignacio López de Ayala, periodista.

La Champions League del año que viene tendrá su final en el Santiago Bernabeu. Después de más de 30 años, la cita más importante del fútbol europeo vuelve al estadio del club más laureado en esta competición. Apunten esta fecha, 22 de mayo de 2010. La Copa de Europa viajará desde Roma a Madrid, siendo la primera vez que se celebre en sábado, debido a los cambios propuestos y aprobados por UEFA.





El claro aspirante a levantar este título es el vigente vencedor, el Barcelona. Su entrenador, Pep Guardiola ha creado un equipo con jugadores humildes y trabajadores, convirtiendo a sus pupilos en el mejor equipo del planeta en menos de un año.




Después de una temporada brillante, el Barcelona del triplete buscará repetir corona europea en la casa de su eterno rival. Casi nada. Con la única duda sobre la continuidad de Eto'o en la plantilla, el Barcelona tiene menos apuros para reforzarse.


El Real Madrid, de momento, está en época de cambios y demasiado lejos del juego del Barcelona. Con el regreso de Florentino Pérez, el equipo blanco se ha reforzado con 2 fichajes de garantías: Kaka (64 millones) y Cristiano Ronaldo (96 millones). La mano del nuevo entrenador, Manuel Pellegrini, también será clave para tomar decisiones y manejar el vestuario. Pero aún queda mucho verano, muchos fichajes, y mucho que hacer para construir un equipo. El proyecto, cuanto menos, ilusiona a los madridistas.





El Sevilla disputará por segunda vez la Champions. Después de sus éxitos en la UEFA, espera mejorar su imagen en la máxima competición continental. En su primera participación, cayó eliminado en octavos. Con la continuidad de Manolo Jimenez, los sevillistas confían en la definitiva explosión de sus dos “perlas”, Jesús Navas y Diego Capel. Esta temporada, con Luis Fabiano desaparecido y con Kanoute solo arriba, tiene mérito que el equipo se colase en los puestos de arriba.


Por último, el Atlético de Madrid logró clasificarse cuarto en la última jornada de la Liga Española, después de encadenar 6 victorias consecutivas y arreglar un año, de nuevo, irregular. Aún no se sabe si este verano conseguirán retener al “Kun” Agüero y a Diego Forlán. Aun así, será el 25 o el 26 de agosto cuando se sepa si accede a la fase de grupos, tras jugar la previa. Entre sus posibles rivales hay varios “cocos” como el Arsenal, la Fiorentina, o el Olympique de Lyon. Pero también hay equipos menos fuertes como el Stuttgart o el Shakhtar Donetsk. Hasta el 7 de Agosto no sabrá su rival.



La fase de grupos empezará partir del 15 de septiembre, donde confiamos que haya por entonces pleno de equipos españoles. En las anteriores ediciones, el dominio del fútbol inglés era incuestionable. Pero en la última temporada, el Barcelona ha demostrado que no son invencibles, que se les puede ganar. Los equipos españoles deben demostrar que el paso dado por el Barcelona no ha sido en vano. Es nuestro turno.

sábado, 30 de mayo de 2009

Un espectáculo digno de Roma

Es irónico. En septiembre comenzaba esta andadura, con la final de Roma como colofón. Pero, por distintos motivos, no he podido dedicar el tiempo que merecía el acontecimiento que vivimos el miércoles. Seguramente, junto a la final de un mundial de fútbol y la apertura de unos Juegos Olímpicos, el mayor espectáculo deportivo del mundo.



La noche del miércoles fue épica. Una ciudad que respira fútbol, un escenario mágico, y toda el aura de magnificencia que desprende Roma. Sólo escribir su nombre o pronunciarlo da respeto. Pero no caeremos en el saco de tópicos y juegos de palabras manidos que se han estado haciendo últimamente desde todos los medios. “Batalla”, “gladiadores”, “emperadores”, etcétera . Todo muy visto, un ejemplo más de la escasa imaginación presente en nuestras radios y televisiones. Pero vayamos a lo importante.



En el once inicial que dispuso Guardiola sobre el terreno de juego, tan sólo había dos jugadores nuevos con respecto a la plantilla del año pasado. Curiosamente, dos salidos de la cantera: Piqué y Busquets. De una moción de censura al presidente con un apoyo del 60% de los socios, al triplete. De una plantilla descosida a una piña. Todo gracias a Pep. El alumno aventajado de Cruyff se ha comido a su maestro en 10 meses. Ha perdido pelo, kilos y seguramente algún añito que otro por los nervios, pero se ha ganado el respeto de absolutamente todo el mundo que participa en el circo del fútbol.



La actuación de Andrea Bocelli justo antes del partido, uno de los momentos más impresionantes que se haya visto en cualquier final de este tipo, fue un presagio de lo que se vería momentos más tarde. Tras unos momentos de duda, llegó la ópera, la oda al buen fútbol, con Xavi Hernández, merecedor único y absoluto del FIFA World Player y del Balón de Oro 2009, llevando la batuta de una orquesta casi perfecta. Ver a Xavi controlar el balón, manejarlo, girar sobre sí mismo con la cabeza levantada y dibujando con la mirada el próximo pase, supone una reconciliación con el fútbol. Todo a cámara lenta, no deja lugar a la improvisación. Sabe perfectamente dónde mandar el balón, y, el 99% de las veces, acierta. Estamos hablando del mejor medio centro organizador que existe en el mundo, y uno de los más infravalorados. Se han escrito ríos de tinta sobre jugadores como Andrea Pirlo o Frank Lampard, pero Xavi es una luz que siempre está encendida y que pocas veces se funde.



El trabajo en silencio y la humildad dan sus frutos. De ahí que, quienes ahora intentan subsanar errores de base a golpe de talonario, lo vayan a tener muy complicado. Porque el amor y el respeto a un escudo no se compra, como tampoco la humildad y el trabajo en equipo. La verdad, no me imagino a los jugadores de cualquier otro equipo español cantando el himno de su club como lo hacían los del Barça, tanto canteranos como foráneos.


Si bien se acerca mucho a la perfección, el Barcelona aún tiene que pulir algunos detalles. Chirrían el lateral izquierdo y el fondo de armario. Y no vendría mal un portero de garantías. Todo hace indicar que Eto´o ha acabado su exitoso ciclo en Barcelona, y lo hará con la sensación de no haberse ganado al público pese a sus estratosféricos números. ¿Y a Pep? ¿Se le exigirá una temporada como ésta? Tanto la afición como el famoso entorno culé deberían entender que<, hasta ahora, nadie había logrado algo así en España, por lo que exigir a estos jugadores y a ese cuerpo técnico algo similar sería algo descabellado.



A los que sólo nos gusta ver cómo juegan, nos conformaríamos con que sigan con la misma filosofía. No traicionen su estilo. No traicionen el vestuario, y no traicionen la confianza de su entrenador. Queremos seguir disfrutando.


----------------




El vídeo que Pep puso antes de la final a sus jugadores.


video




Andrea Bocelli y la entrada de los jugadores.






Los goles en Canal + .



miércoles, 13 de mayo de 2009

De Copas y reyes.

Para variar, nos saldremos de la temática Champions para introducirnos de lleno en la final de la Copa del Rey (22:00 – La 1) , la primera que el Barça afrontará de aquí al 27 de Mayo, y en la que es favorito claro.

Su rival, el Athletic, lleva desde que consiguieron el pase en aquella frenética eliminatoria ante el Sevilla preparando este partido. Se permitió el lujo de dejarse llevar en la liga, lo que le causó alguna que otra inseguridad en la tabla. Pero han conseguido salvar la categoría y llegar a la última ronda de su trofeo favorito. Desde luego, la mejor temporada desde hace años, sólo comparable a la 97/98, cunado lograron entrar en la Liga de Campeones.

Pero con aquella clasificación la ciudad no vivió la locura que se ha vivido en Bilbao en los últimos meses. Una ciudad que vive por y para su Athletic, y que tras años de sufrimientos, se ha encontrado con una final que no jugaba desde hacía 24 años.





El Athletic Club parece haberse anotado el primer tanto, el de la ilusión. Pero los goles no se meten con ilusión, sino con jugadores de calidad. Y de eso el Barça va sobrado. Los vizcaínos han acaparado la atención de esta final, pero no hay que olvidar que los culén han apostado fuerte este año por el torneo copero, ya que, como el Athletic, no la juegan todos los días. Desde el año 98, cuando ganó al Mallorca por penaltis en Mestalla, el escenario de hoy, no jugaba una final de este tipo.





El espectáculo está asegurado en una final muy atractiva, con dos equipos históricos de nuestro fútbol, los reyes de copas, algo que hacía falta para relanzar el interés por la competición. Aunque, como siempre, quienes la deslucen son los propios organizadores. La fiesta del fútbol español no puede celebrarse un miércoles. Igual de desorbitado es programarla a las 22:00 de la noche. ¿Tan difícil es la solución? ¿Tan difícil es disponer de un solo fin de semana al año? ¿Por qué no se dejan de eliminatorias a doble partido y liberan el calendario? La respuesta parece simple: la Copa no interesa ni a los propios interesados.

jueves, 7 de mayo de 2009

Machester y Barça ya están Rumbo a Roma

Es la final deseada por todos los amantes del buen fútbol. Los dos mejores equipos de la competición, frente a frente en el marco inigualable de la ciudad de Roma. El 27 de mayo será un día de fiesta para el fútbol europeo, y, esperemos, el día de una de las mejores finales de los últimos años.



Las trayectorias de ambos equipos han sido bien diferentes. El Manchester no ha llegado a mostrar la cara de la temporada pasada. Ha sido irregular y ha cometido varios tropezones durante la competición, como el empate en la liguilla contra el Aalborg en casa, los dos contra el Villarreal, o el que sacó in extremis contra el Oporto en cuartos de final y que a la postre fue vital para eliminar a los portugueses. Todo ello mezclado con una sólida ronda de octavos contra el Inter, y unas semifinales donde ha sido notablemente superior al Arsenal. Cristiano ha aparecido en los momentos clave, y cuentan con el sacrificio constante y la incontestable calidad de Wayne Rooney.

Queda la duda de qué versión del Manchester United utilizará Alex Ferguson. La del juego no muy combinativo pero sí veloz y directo, casi siempre con el balón a ras del césped y con las bandas como arma principal, o la del fútbol rácano que mostró en las semifinales del año pasado ante el propio F.C. Barcelona y que, para qué negarlo, le salió realmente bien.






Los reds pueden conseguir su cuarta Copa de Europa, la segunda en dos años por primera vez en su historia. Para ello deberán suplir la baja de Fletcher, quien ha cuajado unas semifinales muy completas.


Por su parte, el F.C. Barcelona ha mostrado una superioridad aplastante ante todos sus rivales, eso sí, hasta las semifinales. Cuando surgieron las dudas, estas pronto se disiparon. El empate contra el Lyon en la ida de octavos, que sembró las dudas sobre el rendimiento de los de Guardiola, fue respondido con una de las mejores primeras partes que se recuerdan, sólo superada por la que protagonizaron en la ida de cuartos contra el Bayern de Munich.


El problema han sido las semifinales contra el Chelsea. Hiddink ha enseñado el único camino posible para frenar al Barça, y aún así, no consiguió ganarle ni en la ida ni en la vuelta. Al menos, se ha demostrado como el sistema más efectivo para ponerles en aprietos, algo que ya utilizó hace meses el Espanyol en Liga. Las bajas en defensa pueden ser claves. La zaga más posible sería la compuesta por Sylvinho, Piqué, Puyol y Cáceres, siempre que Guardiola no decidiera probar otra vez a Touré de central, desplazando así al lateral derecho a Puyol.




Sin embargo, Roma es el escenario ideal para que el Barça despliegue todo su potencial técnico. Un estadio histórico, un terreno de juego espacioso, y un rival que, si se decide a atacar, puede dejar muchos espacios. Los que deje, sobre todo Evra. Además, los centrales no son un prodigio de velocidad, sobre todo en la zona del, para mí, sobrevalorado Rio Ferdinand.



Una final que se presenta apasionante. Otra final Manchester – Chelsea hubiese sido muy aburrida, y ya era hora de tener otra vez un representante de nuestra Liga, acercándonos un poco más a las sensaciones que se viven en toda una final de este nivel.. Además, Antena 3 (por fin) y Digital + podrán despedirse de las emisiones de la Champions con una final con representante español y rentabilizar algo el producto. Todos salimos ganando. Bueno, casi todos.


El heredero de Stamford




jueves, 30 de abril de 2009

Demasiadas expectativas = poco fútbol

Los partidos de ida de las semifinales han sido decepcionantes. Sobre todo el Barça – Chelsea, del que todos esperábamos más, sobre todo del entrenandor de los blues. La receta que utilizó el año pasado el Manchester United puede servirle a Hiddink, pero hay que tener en cuenta que no tienen la calidad de la plantilla de los diablos rojos. Y que este Barça no es el mismo que el año pasado. Con la eliminatoria en empate a cero, el equipo de Pep corre con ventaja. Porque, en el fútbol, hasta que no se demuestre lo contrario, se gana marcando, y al Barça, la victoria y cualquier empate con goles le sirve. Al Chelsea, sólo la victoria. Pero, tras ver el partido de ayer, no es descartable que quieran llevar la eliminatoria a los penaltis.




Por tanto, a los culés les sirven dos resultados de los tres posibles, y al Chelsea, solo uno. Las matemáticas son fáciles: el Barça tiene un 66,6 % de reservar billete para Roma, y los londinenses, un 33,3%. Eso sí, no siempre el fútbol es una ciencia exacta, aunque el mejor suele ser el que acaba ganando.


El otro partido fue el típico encuentro entre equipos ingleses. Poco fútbol y mucha intensidad. Ha quedado claro que el United es superior al Arsenal, del que he echado de menos su habitual descaro. Adebayor estaba muy sólo arriba, y un delantero de sus características no se encuentra cómodo en esas situaciones. Fábregas era el segundo hombre más adelantado del equipo, con Walcott y Nasri en los costados, pero siempre recibía el balón cerca de su propio área. Las alternativas que propuso Wenger durante el partido, Da Silva y Bendtner, como no podía ser de otro modo, no mejoraron a un equipo que tiene cierta dependencia de Arshavin y sobre todo de Van Persie.



ANTIHÉROE- No es un sex symbol, pero con su entrega, el "Apache" levanta pasiones


En el Manchester, fue la noche de la reivindicación de los eternos actores secundarios. O´Shea anotó el gol que de momento inclina la eliminatoria, y el escocés Fletcher realizó un partido muy completo. Un jugador que nunca ha sido ni titular indiscutible ni eterno suplente. Ferguson le ha utilizado sin importarle que se trate de un partido de la Carling o unas semifinales de Champions, como hoy. Inconmensurables Tévez, Evra y Rooney, quien juega excesivamente volcado a las bandas.


REIVINDICACIóN- O´Shea y Fletcher celebran el gol que desequilibra la eliminatoria.


Esperemos que los encuentros de vuelta nos brinden buen fútbol y grandes emociones. Roma está más cerca que nunca.



martes, 28 de abril de 2009

Duelo de estrellas… también en el banquillo.

A la izquierda del túnel de vestuarios del Camp Nou, se sentará esta noche Pep Guardiola. A la derecha, Guus Hiddink. Veinticinco años de edad les separan, pero lo que tienen en común es más fuerte. Carisma, educación, sabiduría, nunca protagonistas por sus declaraciones, y sobre todo, amor por el buen fútbol: el de ataque.


Nunca han trabajado juntos, a pesar de que la escuela holandesa y la culé van de la mano. Quizá porque uno dio su mejor fútbol por la camiseta de su equipo del alma, y el otro porque no ha parado quieto en los banquillos. Actualmente, uno da sus primeros pasos como entrenador. El otro es toda una fuente de experiencias.






Inglaterra, la meca del fútbol, es el séptimo país del mundo en el que Hiddink entrena, aunque le haya tenido que llegar la oportunidad a los 62 años. Antes ha dejado su huella en Holanda, Turquía, España, Corea, Australia y Rusia, donde continúa siendo seleccionador. Culturas tan dispares como el fútbol que se practica en sus ligas y como el que practican sus selecciones.


Lució su bigote por los banquillos de diferentes clubes del mundo, incluidos Valencia, Betis, y Real Madrid, donde ganó la Copa Intercontinental. Pero donde Hiddink ha demostrado ser un entrenador de primerísimo nivel ha sido en las selecciones nacionales. Alcanzó las semifinales del Mundial 98 con Holanda. En el 2000, fue a la aventura Coreana. Allí se afeitó el mostacho e hizo un torneo histórico, metiendo a Corea del Sur en las semifinales del mundial del 2002. Su nuevo look le siguió dando suerte con Australia, a la que clasificó para el Mundial de Alemania del 2006 después de 32 años sin disputarlo, y a la que además, metió al equipo en octavos de final. Y qué decir de su papel en Rusia: semifinales de la Eurocopa del 2008, el mejor torneo desde el final de la Unión Soviética, y a la que sólo paró España. EL siguiente reto, clasificarla para el Mundial de Sudáfrica. De momento, tiene la repesca en la mano.


Tras su última experiencia en un club, hace tres años en el PSV (en 2005 le metió en semis de la Champions), Abramovich le contrató como única esperanza para recuperar a un Chelsea que se desmoronaba. El bueno de Guus ha conseguido darle la vuelta al equipo, y convertir el juego rocoso del último lustro en algo más dinámico y de ataque. Sobre todo, más atacante: mas juego por las bandas, más rapidez, y algo muy importante: toda la confianza en Drogba, letal pese a que van pasando los años.



Hiddink ha dado su palabra. Pase lo que pase, aunque gane la Champions, no va a seguir. Si fuese de otro entrenador, esa promesa sería puesta en cuarentena. No con Guus. Un caballero del fútbol.

lunes, 27 de abril de 2009

Momentos Barça-Chelsea

La eliminatoria entre Barcelona y Chelsea se ha convertido en un clásico de la Liga de Campeones. Partidos emocionantes, tensos, vibrantes, que nos han dejado imágenes y goles para el recuerdo. Mañana, una nueva cita con el fútbol total.

Ronaldinho en Stamford Bridge , Temporada 2004-2005, Octavos de final.



Octavos de final, Temporada 2005-2006, ida.



Ronaldinho, en la vuelta. 7 de Marzo de 2006.



Golazo de Lampard, fase de grupos temporada 2006/2007.

jueves, 23 de abril de 2009

Comparaciones odiosas.

Con la clasificación de equipos ingleses para las semifinales de la Copa de Europa, se volvió a abrir el tan manido debate sobre qué liga es la mejor del mundo. Pero, no solo el éxito de Manchester, Chelsea y Arsenal demuestran que su liga es, futbolística y mediáticamente la mejor del mundo. Sólo con comparar el nivel de los equipos de las ligas más importantes de Europa nos da la verdadera medida.




Los defensores a ultranza de la liga española argumentan que Inglaterra sólo tiene cuatro equipos, los tres anteriormente citados más el Liverpool, y que la “clase media” es mejor en España. Este argumento cae por su propio peso, ya que, si bien es cierto que el campeonato inglés lo disputan sólo cuatro equipos (en realidad yo diría que tres), en España sólo Barcelona y Real Madrid tienen capacidad para ser campeones de liga. El 4ª clasificado en nuestro campeonato, el Valencia, está a menos puntos del descenso que del primero. Algo que comparten los equipos “grandes” que están luchando por la Champions es que sus temporadas no pasan de ser mediocres. El Valencia, a pesar de estar dos meses sin ganar apenas partidos, está ahora mismo clasificado para la Champions League. El Sevilla, hasta esta jornada sólido tercer clasificado, ha perdido 5 partidos en su feudo, lo cual no le ha impedido disfrutar de una gran tranquilidad en la tabla. Ni las tres derrotas consecutivas que lleva le han hecho caer de ese puesto. El Atlético de Madrid, quinto clasificado, ha ganado 5 partidos de 15 posibles en el año 2009, y sigue con opciones para entrar en la máxima competición europea.




¿El éxito de los ingleses en la Liga de Campeones es casualidad? No. Mientras allí, los cuatro primeros son los cuatro mejores, aquí, salvo el primero, el resto son los menos malos. Equipos hechos a base de retales y con unas deficiencias económicas y estructurales alarmantes. Mientras que ellos ven como una obligación clasificarse, los españoles lo ven como un premio para salvar su economía y pagar las deudas que sus dueños provocan. A esto se suma una falta alarmante de calidad en el 90% de los equipos.



Iniesta, junto a Messi, uno de los mejores jugadores de La Liga

En cuanto a la clase media inglesa, aquella que los “patriotas” creen que perderían contra nuestros Racing de Santander o Valladolid, es mucho más poderosa. De verdad, no creo que el 10º clasificado de allí, el Manchester City, perdiera con el de aquí, el Almería. Sí, sabemos que el Racing ganó y bien a ese equipo en UEFA. Aún así. El Racing cayó en primera ronda y el City en cuartos. Allí, el último clasificado cobra 46 millones de euros por derechos televisivos. Aquí no sabemos ni quien los tiene. Jugadores de la calidad de Kenwyne Jones, Duff, Michael Owen, Glen Jonhson, Kanu o Downing no la encontramos de mitad de la tabla hacia abajo en nuestra liga.


Hace tiempo que la liga española dejó de ser La Liga de las Estrellas, para ser un campeonato aburrido y desigual. La Premier tampoco es un derroche de técnica y de fútbol bonito, pero al menos nos da una intensidad y una vibración que España, con sus campos a medio llenar, no nos da.

martes, 24 de marzo de 2009

La ley de Don Pippo.

Quizá muchos hayan echado y echen de menos a un equipo en la actual Liga de Campeones. Nada menos que el segundo mejor equipo en la historia de la competición, con siete títulos en su haber, el último, hace no mucho. El A.C. Milán no fue capaz ni de colarse en la previa, y no ha sido capaz de pasar de octavos de final en la Copa de la UEFA, un ejemplo más de la mediocridad en la que el fútbol italiano se encuentra inmerso. Pero, lo poco usual que es que el Milán no esté en Champions se ve reflejado en la tabla de máximos goleadores. Gerrard, Klose, Messi, Lisandro… Hay algo raro. Falta alguien. Un histórico que sigue dejando su huella en el fútbol transalpino. Quizá no sea el mejor, ni el más espectacular, ni el más “mediático”.


Filippo Inzaghi, sexto máximo goleador de la historia de la Liga de Campeones (46), máximo goleador italiano en dicha competición y máximo goleador de la historia en competiciones europeas, alcanzó el gol 300 de su carrera hace un par de semanas en el partido que enfrentaba al Milán con el Siena. Goles empezó a enchufar desde que debutó en la Serie A con el Parma en 1995. Una temporada en la Atalanta le sirvió para explotar y para que la Juve se hiciera con él y consagrarse como un delantero insaciable.



Pippo en su etapa en la Juve junto a su hermano Simone



Fue en la Vecchia Signora donde hizo sus mejores registros goleadores, y donde ayudó a lograr la Liga en 1998. Pero ha sido en Milán donde ha alcanzado la verdadera gloria en forma de títulos. Una Serie A, una Coppa, una Supercoppa y, sobre todo, dos Supercopas de Europa, dos Mundiales de clubes y dos Copas de Europa. De ellas, una lleva grabado su nombre, la del 2007. Los dos goles que hizo en Atenas en la final contra el Liverpool le llevaron directamente a los libros de historia del Milán junto a jugadores como Gianni Rivera o Van Basten. Es el momento cumbre de su carrera, casi un año después de su otro gran hito: la victoria en el Mundial del 2006 con la selección italiana.



Sin un gran disparo de media distancia, sin un remate de cabeza portentoso, el oportunismo y el hambre de gol han hecho de Inzaghi un delantero que ya ha entrado en los anales de la historia del fútbol europeo. Unos registros goleadores envidiables y un palmarés, tanto en clubes como en su selección, espectacular que, sin embargo, no le ha servido para llevarse ningún reconocimiento individual en forma de Balón de Oro o FIFA World Player. De todos modos, enhorabuena, Pippo. Y que metas muchos más.




sábado, 21 de marzo de 2009

Con los cuartos de final, nuevo diseño

Aquí estamos otra vez después de varios días sin actualizar. Roma está cada vez más cerca, y puesto que nuestra competición favorita ha llegado a su punto álgido, y que la UEFA ha dejado el azul característico del torneo por el granate conmemorativo de la final, Rumbo a Roma, como no podía ser de otro modo, también se viste de gala para afrontar los últimos partidos de esta edición de la Liga de Campeones. Espero que os guste, o que, al menos, no os disguste mucho.




Para muchos, la verdadera competición comenzará el siete de abril, día que empiecen a disputarse los cuartos de final. Ya sólo quedan ocho equipos, los mejores, y en las botas de sus jugadores está hacer historia o repetirla. Y todo hace indicar que este año será una repetición del anterior.


Los equipos ingleses vuelven a optar a meter a tres de sus equipos en las semifinales. EL Arsenal en principio es favorito frente al Villarreal, aunque ambos equipos se están caracterizando en las ligas caseras por su irregularidad y debilidad defensiva. Desde luego, los goles están garantizados, y en una eliminatoria con partidos abiertos y al ataque, cualquier cosa puede pasar. Aunque, el Arsenal no es el Panathinaikos, y si el Villareal quiere tener alguna opción, no debe hacer concesiones en el partido de ida en El Madrigal.


Van Persie ha sido la principal amenaza "gunner" desde la lesión de Fábregas


El Manchester United es el favorito claro e incontestable en sus dos partidos contra el Oporto. Sólo un cataclismo podria evitar que los de Ferguson llegaran a semifinales. Sería la única forma de evitar una eliminatoria que no parece tener mucha historia.


Las dudas afloran en el emparejamiento 100% británico. Liverpool y Chelsea repetirán un enfrentamiento que se ha convertido en un clásico de la Liga de Campeones, aunque este año no será en semifinales, como nos tenían acostumbrados. Lo que es seguro es que la igualdad será máxima. En la temporada 2004/2005, la eliminatoria se resolvió con aquel gol fantasma de Luis García en la vuelta en Anfield.



Con su no-gol, Luis García entró en la historia reciente del Liverpool


En la 2006/2007, los penalties fueron los protagonistas, y el año pasado, sólo una prórroga de locos, con tres goles (1-1 en 90 minutos, 2-1 en 30) evitaron otro desenlace desde el punto fatídico. Salvo el año pasado en semifinales, al Liverpool no se le han dado mal los enfrentamientos contra los de su país. Además de sus victorias en 2005 y 2007, hay que destacar su choque ante el Arsenal en los cuartos de final de la edición pasada, con un 5-3 en el cómputo global.



Drogba marcó el 3-1 que sentenciaba la eliminatoria en la prórroga


El F.C. Barcelona parece el invitado de excepción a la fiesta organizada por los ingleses. Para los de Guardiola sí comienza la competición real, tras enfrentarse a equipos de tercer nivel europeo. No es que el Bayern sea un súper equipo, pero sí uno lo suficientemente compacto como para ponerle las cosas algo complicadas. Habrá que ver si el Barça confirma en Europa las buenas sensaciones que da en España. Eso hablará del nivel de nuestra liga.



En definitiva, tres eliminatorias apasionantes y una que no debería tener demasiada historia. A todo esto, ¿alguien echa de menos a algún equipo italiano? Yo, desde luego, no.



miércoles, 11 de marzo de 2009

Rumbo a Roma: Escala 2 - Oporto

Esta misma noche, con la resaca del repaso "red" al Madrid y la buena noticia del pase del Villarreal, cogeremos carretera y manta para llegar a la ciudad lusa. Allí nos espera el mar, un buen tiempo y , esperemos, un buen partido con un final feliz. El jueves volveremos para contar lo que allí suceda.


jueves, 26 de febrero de 2009

Octavos de Final / Ida.

Se cerraron los encuentros de ida de octavos de final sin muchas sorpresas y con un fútbol, cuando menos, discreto.


Algunas premisas del anterior post se cumplieron, otras no, por supuesto, aunque la realidad no quedó muy alejada. La incógnita del Barça se resolvió con más incógnitas. Un 1-1 que es buen resultado pero que no tapa el mal estado que viven los culés. Messi desenchufado, la defensa haciendo aguas, y Valdés pifiándola día sí y día también.


Valdés, a por uvas.


No se entiende que Guardiola insista en ubicar a Puyol en el lateral izquierdo, aunque ello dé mas libertad a Alves y le libere de trabajo defensivo. Pero ese no es el puesto de Puyol, y se está demostrando que la pareja Márquez-Piqué es lenta. La lesión de Iniesta tampoco le ha venido en el mejor momento al equipo. En definitiva, esperemos que pase de ronda, porque es el que más fácil lo tiene de los equipos españoles. Y si no pasa el Barça…sí, como dijo Guardiola, los niños seguirán yendo a la escuela, los padres al curro, pero será su primer gran fracaso como entrenador. No es para tomárselo tan a la ligera, Pep.


Siguiendo con el martes, el Atlético de Madrid salió muy herido del Calderón, pero no muerto, aunque ni eso invita al optimismo. Se vio a un equipo muerto, indolente, sin alma, sin saber a qué jugar. El gol tempranero de Maxi daba la esperanza de que apareciese el Atlético invicto de la Champions. Pero apareció la caricatura de la liga contra un Oporto que pudo marcar un saco de goles. No es de recibo que Abel diga que Agüero tenía problemas con la defensa para justificar el cambio a los 10 minutos de la segunda parte. Si el sustituto fuera Tévez o Eto´o sería justificable, pero no para poner a Maxi por el centro, jugador que cada día parece más un alma en pena vagando por el verde. Su aportación fue el gol (si, que no es poco) y 87 minutos lamentables. Como lamentable insistir en Maniche y Seitaridis, y no probar a Banega ( 0 minutos con Abel) o a Heitinga en el lateral. El Atletico es capaz de marcar en O Dragao, pero no de mantener su portería a cero, por lo que el pase estará muy complicado.


Lisandro se marcó un partidazo con 2 goles.


Como complicado lo tendrá el Madrid. Como se viene diciendo aquí, el Liverpool demostró ser un equipo corrientita y reservón. Como reservón fue el Madrid. Una batalla táctica que convirtió el partido en continuas pérdidas de balón, imprecisiones y pelotazos. Aparte de su lesión, Fernando Torres volvió a mostrarse ansioso y muy auto-presionado en el Bernabéu. Mal Juande en su decisión de meter a Guti, un jugador sin ritmo de competición y que no hizo nada bien. Además, no hizo ninguno de los dos cambios que le quedaban. Benítez ganó la batalla, y, salvo sorpresa, ganará la guerra. El Madrid de ayer no mete dos goles en Anfield ni locos.



Torres, otra vez, sale cabizbajo del Bernabéu


Y en cuanto al Villarreal, lo avisado. El chileno Pellegrini se excusó diciendo que merecían haber marcado más goles. Tal vez, pero la realidad es que el Panathinaikos marcó su gol, y que se lleva un resultado favorable para Atenas a pesar de su presunta y manifiesta inferioridad respecto al submarino amarillo. Y por favor, que los medios no digan eso de “Infierno griego”. Que sí, que es un ambientazo, pero ni mucho menos infierno, ni el Pana marcará tres goles sólo por eso. Si los griegos pasan, será por méritos propios.


En cuanto a los enfrentamientos italo-ingleses, ventaja para estos últimos, a excepción del United, que pudo golear al Inter, un pésimo equipo que pone de relieve el nivel de la Liga Italiana, pero que, sin duda, puede marcar un gol en Manchester en alguna jugada aislada. El Chelsea se deshizo de la Juve sin mayor problema, y en Londres ganó el menos malo. En este caso el Arsenal, de penalti.


Veremos como se desarrollan los partidos de vuelta. Hay posibilidades reales y no muy descabelladas, si el Barça sigue en esta línea, de que ningún equipo español pase a cuartos, lo cual supondría un fracaso de nuestro fútbol.




lunes, 23 de febrero de 2009

Estados de ánimo.

Dentro del infinito repertorio de tópicos que rodea el mundo del fútbol, se encuentra el que dice que el fútbol es un “estado de ánimo”. Desde luego, al igual que el que dice que para ganar al contrario hay que meter un gol más que el rival, no por ser un tópico deja de ser verdad.





Por fin vuelve la Champions, y, en lo que atañe a los equipos españoles y a sus rivales, los estados de ánimo van a estar totalmente enfrentados. Pero, ¿vale para algo lo que sucede en las competiciones ligueras? ¿Los jugadores cambian el chip tan radicalmente? Por supuesto, equipos como el Real Madrid, el Oporto o el Lyon, enrachados en sus ligas, lo tienen más fácil. Están sumidos en una inercia positiva que les lleva a afrontar sus eliminatorias con un evidente optimismo. Por su parte, el dubitativo Villarreal y un Atlético que sólo ha ganado un partido en dos meses, deberán, por su bien, cambiar las dinámicas, y nos demostrarán, o no, que a los futbolistas lo que de verdad les pone es la Liga de Campeones, y que redoblan esfuerzos en esta competición.


Caso aparte es el del Barça, que tras el partido contra el Espanyol nos ha dejado una sensación de incertidumbre. ¿Volverá el Barça del futbol atractivo, demoledor, del buen gusto a la hora de jugar el balón? ¿O repetirá esa calcamonía desquiciada del sábado? A priori, el Lyon no planteará un partido a la gresca como sí hizo el Espanyol , más que nada, porque tiene armas para jugar al fútbol. Mañana a las 20:45, en Antena 3, saldremos de dudas.



Sigamos con los partidos de los españoles. A un Atlético deprimido y que no sabe a dónde quiere ir, o que quizá sí que lo sabe pero lo que desconoce es cómo llegar, le visita un Oporto líder de la liga lusa y que ya ha puesto tierra de por medio con sus perseguidores. Lo que en diciembre tras el sorteo parecía una eliminatoria sin favorito claro, con un Atlético en el mejor momento de la temporada, se ha tornado en un encuentro de dinámicas contrapuestas, con un Agüero más presente en el papel couché que en el terreno de juego. Un Oporto que va a más al ritmo de Lucho, y un Atlético en caída libre sin red. Pero es en estas situaciones cuando este equipo hace lo que nadie espera, aunque la verdad es que en los últimos años siempre se resuelven del mismo modo: cayendo a las primeras de cambio. Una mala imagen junto a un mal resultado puede hacer del Calderón un polvorín. Martes 24, 20:45, Canal + .


Qué decir del Madrid. Nueve victorias seguidas. Hasta goleando. No puede llegar en mejor momento a la cita clave. Una racha cimentada en dos hombres, Lass y Gago, sin desdeñar la nueva segunda juventud de Raúl. En el Bernabéu, como en el Calderón, se enfrentarán dos estados de ánimos antagónicos.



La euforia merengue frente a un Liverpool que se desangra cada fin de semana. Primero fue la eliminación de la F.A. Cup. Después, la prolongación de una racha nefasta en 2009, con dos victorias y cinco empates en nueve partidos entre liga y copa, que han hecho desvanecerse casi todas las posibilidades de optar a la Premier. Y la incógnita del estado físico de Gerrard, quien, junto a Xabi Alonso, es todo el fútbol que tiene el Liverpool. Contra el City, Torres recordó al desdichado capitán del Atlético de Madrid que corría por todo el campo en busca de un balón que nunca le llegaba. Si el Madrid sigue con su solidez defensiva, puede dejar muy encarrilada la eliminatoria en el Bernabéu. Miércoles 25, 20:45, Canal +.


Por último, la eliminatoria más floja de todas. El Panathinaikos, asentado en las segunda plaza de la liga griega, y centrado en esta eliminatoria, pondrá las cosas muy difíciles al equipo castellonense, que se frotaba las manos tras el sorteo. Viendo el resto de posibles rivales, no es para menos, pero tampoco para relajarse. Si siguen encajando tantos goles en El Madrigal, no tendrán mucho que hacer. Miércoles 25, 20:45, Canal + 2.


Por lo demás, el triple enfrentamiento anglo-italiano no puede estar más igualado. Manchester y Chelsea son, en principio, favoritos ante un Inter que sigue sin jugar a nada, pero que gana, y la Juve, que tampoco juega mucho mejor que el Inter. El ManU ha cogido la racha buena, y eso que sigue esperando al mejor Ronaldo. El Chelsea es favorito, pero menos. Su victoria ante el Aston Villa puede darles un espaldarazo y una moral que habían perdido. El Arsenal-Roma estará muy igualado, sobre todo por los deméritos y el mal año de ambos. Pasará el menos malo. Y en el Sporting- Bayern, sólo una campanada dejaría a los alemanes fuera.


martes, 17 de febrero de 2009

EXCLUSIVA MARCA

Semanas después que el resto del planeta (incluída la intuición de un blogger novato), el Marca se ha dado cuenta de que...

Tampoco tiene desperdicio la sentencia de la página segunda: "Rafa Benítez (...) quiere utilizar la reaparición DE SU RAÚL como un golpe de efecto de cara al 25-F".

sábado, 7 de febrero de 2009

Gerrard jugará en el Bernabéu.

O, al menos, no lo descartemos tan de pleno como apuntan algunos medios. El capitán del Liverpool estará de baja unas tres semanas por una rotura fibrilar que sufrió el pasado miércoles día 4 en el muslo de su pierna izquierda. Si calculamos las tres semanas, llegamos a que estará listo el 25 de febrero, día, casualmente, del partido entre su equipo y el Real Madrid en el Santiago Bernabéu.




Pero, más allá del cálculo matemático, hay otros factores que hacen que nunca se pueda descartar tan a la ligera a un jugador como Steven Gerrard, un futbolista con una garra, pundonor y fidelidad a un escudo como pocos hay en Europa. No cabe duda de que “Steve G” forzará hasta el límite su recuperación, y seguro que le sobrarán unos días para volver a coger el tono físico y rendir como se merecen unos octavos de final en el estadio de Chamartín. Más aún después de la dolorosa eliminación de la F.A. Cup ante sus vecinos del Everton, y de que el equipo haya perdido fuelle en las últimas semanas y ya vea por delante al Manchester United en la lucha por la Premier. La Champions se asoma como uno de los últimos cartuchos de los “reds” para hacer algo grande este año. Y su mejor jugador no querrá perdérselo.




Por tanto, los que ya le borran y respiran aliviados, se encontrarán con una desagradable sorpresa cuando le vean salir del vestuario del Bernabéu portando el brazalete de capitán del Liverpool F.C. De otro jugador podría esperarse que no se recuperara a tiempo. Pero no del “8”.



sábado, 31 de enero de 2009

Finales 2011 y 2012

Esta semana, la UEFA ha dado a conocer las sedes para las finales de la Liga de Campeones y de la UEFA Europa League – actual Copa de la UEFA- de los años 2011 y 2012.

Para la máxima competición continental han elegido dos símbolos de los dos países más futboleros de Europa: Inglaterra y Alemania. Para el 2011, el escenario será el gigantesco Wembley, con capacidad para 90.000 personas.



Situado en el noroeste de Londres, el Nuevo Wembley se ha convertido en uno de los símbolos de la gran urbe británica. Su diseño corrió a cabo por Norman Foster, y su construcción costó más de 1000 millones de euros, una cifra totalmente desorbitada, si bien todo está diseñado hasta el último detalle.

Su techo retráctil y la capacidad de albergar cualquier tipo de espectáculo deportivo, ya sea un partido de fútbol, uno de rugby, incluso un encuentro de la NFL y la llamada “carrera de campeones”, donde el verde del césped deja paso a un circuito de carreras, hace de este Wembley uno de los mejoresy más modernos recintos deportivos del mundo. Aquí una visita por el estadio con su arquitecto, Norman Foster. Está en inglés, pero es interesante.






La final del 2012 la acogerá el Allianz Arena de Munich, con una capacidad de 69.900 espectadores. Su construcción, terminada en 2005, y su rompedor diseño, supusieron una revolución en el mundo de los estadios de fútbol, haciéndolo un modelo a seguir para los futuros proyectos en Europa. Su gran capacidad, que sea un estadio semi cerrado y la cercanía de las gradas al césped, hacen de este Allianz Arena una auténtica caldera. La firma de seguros Allianz pondrá nombre hasta el año 2035 desembolsó a un recinto cuyos costes de construcción ascendieron a 341 millones.




Cabe recordar que la final del 2010 tendrá lugar en España, en el estadio Santiago Bernabéu, en la que será su primera final desde que la competición se denomina Liga de Campeones, ya que hasta hace 2 años no recibió la consideración de estadio 5 estrellas.



Las finales de la UEFA Europa League serán, en 2011, en Irlanda, en el New Lansdowne Road de Dublín, que aún se encuentra en construcción, y en 2012 en Rumanía, en el Estadio Nacional de Bucarest.





Free Blogger Templates by Isnaini Dot Com and Ferrari Cars. Powered by Blogger